Recepción: +34 865 775 686 / Emergencias: +34 642 445 866 consultas@policlinicaryc.es

Nadie puede negar que no hay cosa más agradable que lucir una sonrisa preciosa, con dientes blancos y relucientes.

Pero, para lograr esa preciosa sonrisa, es necesario mantener unos hábitos adecuados de higiene dental. ¿Sabías que hay algunos alimentos y bebidas que pueden acabar con tu preciosa sonrisa, manchando tus dientes y provocando caries? ¿Sabías, por otro lado, que también hay otros alimentos que te ayudan a mantenerla más limpia y dificultar su manchado?

Es aquí donde aplica con más claridad aquello de “somos lo que comemos” ya que, con frecuencia, la condición estética de los dientes de muchas personas tiene su origen principal en la composición y tipo de los alimentos y bebidas que consume.

Las bebidas son, por regla general, las que más daño suelen ocasionar, principalmente porque se consumen en volúmenes bastante superiores comparados a los alimentos y, en segundo lugar, porque al estar en estado “líquido” puede penetrar mucho más, aprovechando la porosidad del esmalte.

En todo caso, no se trata de censurar el consumo ni el disfrute de este tipo de alimentos y bebidas, sino más bien de llamar tu atención con respecto a las consecuencias que puede acarrear dicho consumo, para que seas tú mismo quien tome la decisión de controlarlo, o no.

Es por ello que siempre se recomienda un consumo moderado (si quieres mantener un buen color en tu dentadura) y siempre es también recomendable una buena limpieza de los dientes después del consumo de estos productos, cepillándose con un buen dentífrico y enjuague bucal.

Sólo así podrá reducirse su presencia en nuestra boca y, por lo tanto, el impacto dañino que puedan tener sobre el esmalte. También debes recordar que la afectación de estos productos sobre el esmalte puede ser distinta en cada persona, dado que hay personas que tienen mejor esmalte que otras, por cuestiones puramente genéticas.

¿Cuáles son los alimentos y bebidas que lo manchan?

Vino:

Tanto el vino tinto como el blanco, hacen de esta bebida uno de los más feroces enemigos de la blancura de tus dientes. De los dos, el tinto es el que más daño genera en la apariencia de tus dientes, principalmente por su propia composición.

El ataque del vino tinto se realiza por tres vías diferentes: Primero, por su acidez, luego por la presencia de taninos y cromógenos. Con un consumo frecuente, estas tres sustancias, combinadas, son capaces de oscurecer y transformar unos dientes blancos y relucientes, en unos con un ligero tono púrpura.

Café:

Parece mentira que esta bebida, que es de uso tan generalizado entre prácticamente toda la población, sea justamente una de las que altera con más potencia la coloración natural de tus dientes.

Ello se debe a los taninos que contiene el café, que si bien tienen propiedades antioxidantes, también provocan cambios en el tono original de los dientes cuando se adhieren al esmalte

Refrescos, gaseosas, bebidas azucaradas y energéticas:

Este grupo de bebidas es ampliamente conocido por su alto contenido en azúcares lo que los convierte en el perfecto enemigo para el esmalte de los dientes porque, además de mancharlos también contribuye al desarrollo de caries.

Además, y particularmente las bebidas energéticas que son tan populares entre deportistas y adolescentes, tienen también un alto contenido de ácidos que ocasionan severos daños al esmalte, según lo han demostrado estudios de diversas fuentes.

Té:

Al igual que el café, los taninos están muy presentes en esta bebida, por lo que contribuye igualmente a manchar la dentadura. De todas las variedades de té, los más dañinos son el llamado “té negro” y el “té rojo” que le dan a los dientes un toque amarillento bastante desagradable a la vista.

Frutas y verduras de color intenso:

En este grupo se encuentran los arándanos, las moras, las cerezas, y verduras como la remolacha.

En este caso, el riesgo para la coloración de los dientes reside en el potente pigmento que poseen y que las caracteriza, pigmento que se adhiere a la pieza dental y es capaz de mancharla con facilidad.

De la misma manera, no podemos olvidarnos de los efectos que tiene sobre el esmalte la propia acidez de los cítricos.

La salsa de soja y el vinagre:

En la misma línea que las frutas y verduras de color intenso, las salsas de fuerte coloración como es el caso de la de soja (compuesta fundamentalmente por agentes decolorantes) o el delicioso vinagre de Módena, tienen también plena capacidad para calar en el esmalte y generar esas características manchas.

Los caramelos:

El que los caramelos estén incluidos en esta lista de enemigos del esmalte y de los dientes es no debería ser sorpresa para nadie: La altísima cantidad de colorantes y de azúcares que suelen estar presentes en la composición de cada una de estas deliciosas golosinas, ocasiona tanto daños en la coloración de cualquier dentadura como un incremento exponencial en el riesgo de sufrir de caries.

Colutorios con clorhexidina:

Aún cuando no podemos considerarlos como alimentos, hay colutorios que contienen clorhexidina, un componente químico indicado para aliviar las inflamaciones que ocurren en las encías, así como también se recomienda su uso después de las cirugías y que, con su uso continuado, puede también llegar a manchar los dientes.

El tabaco:

Es uno de los grandes responsables de las manchas sobre la dentadura. La nicotina presente en el tabaco ocasiona daños prácticamente irreversibles al esmalte dental, así como su colaboración comprobada en el desarrollo de cáncer oral.

¿Cuáles son tus alimentos aliados para tener una sonrisa blanca?

Entre las frutas y verduras:

Destaca por encima de todas, la manzana aunque, de una manera general, podemos decir que las más beneficiosas son aquellas frutas, o verduras, que presentan una textura fuerte y fibrosa.

Esta textura fomenta la limpieza de los dientes durante el proceso de masticado, al tiempo que favorece la segregación de saliva, un elemento fundamental para neutralizar los ácidos perjudiciales para el esmalte y reducir el riesgo de caries.

Además de la manzana podríamos también citar las zanahorias, el apio, las espinacas, la coliflor y las judías verdes.

Lácteos:

Aquí deberemos tener en cuenta a la leche y todos sus productos derivados, como quesos, yogurt, etc.

Su alianza con tu dentadura se basa en dos elementos: el ácido láctico que también contribuye a la segregación de la saliva; y el calcio, que ayuda a mejorar el estado de los dientes.

En todo caso, si tienes dudas acerca de cuáles pueden ser los alimentos más beneficiosos para evitar las manchas en tus dientes y mejorar en general la salud de tu boca, no dudes en preguntárselo a tu odontólogo en tu próxima visita.

Recuerda pedir una cita por los teléfonos +34 865 775 686 o por el +34 642 445 866.

Dra. Rebeca Palomino Quero

Autor Dra. Rebeca Palomino Quero

«Odontóloga por vocación . Lo mejor de mi trabajo es conseguir el bienestar de mis pacientes.»